Thursday, October 23, 2008

XXXI

Me da miedo rayarle la caripela al de abajo mio, tuyo, es de todos. La nueva ley. La verdad y de lo que la ocultaba. Así decidía siempre: no decidir y seguir murmurando en el tiempo, gozando como siempre que veía a su madre llorar, sonreía, pataleaba, nadie te va a curar ese olor a pata sucia, puta, degenerada, fea, rechazada y completamente perdí el hilo de lo hablado. Dejé ir porque estoy toda cansada de tener que explicar siempre lo que me pasa a menudo que las personas se odian cuando llegar a conocer cada milímetro de su insoportable levedad y sentir el hermoso vértigo es el deseo de caerte. Una vez que te caíste estas en el piso, ¿viste mi varita mágica? sin... parecería que no saben hablar de lo que les pasa sin lastimar que una mesa no flota en un espacio cercano... lastima ni corazón de lata, de acero inoxidable, de otro lado. No alcanza con ser, depende para quién. Quisiera que esto sea todo sucio como tus dientes.

1 comment:

srita. limon said...

La verdad y de lo que la ocultaba. Así decidía siempre: no decidir y seguir murmurando en el tiempo, gozando como siempre que veía a su madre llorar

opa